4 de ago. de 2008

Niños del Llullaillaco - Momias del Llullaillaco (Salta)

Los Niños del Llullaillaco

Juguetes encontrados en las tumbas.

Según los investigadores que estudiaron las piezas, los "Niños del Llullaillaco" fueron los protagonistas de la máxima ofrenda realizada por los Incas a sus dioses en una ceremonia denominada "Capacocha".

Elegidos por su perfección física y por su condición política y social, los niños fueron conducidos a la cima del volcán -en lo que es la tumba inca a mayor altura encontrada-, el "punto más cercano al Sol", para convertirse en dioses vigilantes y protectores de las comunidades bajo el imperio incaico.

"La Niña del Rayo", de un poco más de 6 años, estaba sentada con las piernas flexionadas, las manos semi-abiertas apoyadas sobre los muslos y su rostro en alto mirando hacia el oeste-suroeste.


Según las investigaciones, luego de su entierro, la elevada temperatura de una descarga eléctrica quemó parte de su rostro, cuello, hombros y brazos, como asimismo sus prendas y parte de su ajuar.

La niña lleva puesto un "sacu", vestido marrón claro ceñido en la cintura por una faja multicolor, y sobre sus hombros lleva una "lliclla", un manto marrón sostenido por un "tupu" (broche o prendedor) de plata.

"La Doncella", de unos 15 años, estaba sentada con las piernas cruzadas, sus brazos apoyados sobre el vientre y su rostro mirando en dirección opuesta a la "Niña del Rayo".


Su rostro fue pintado con un pigmento rojo y arriba de la boca se observan pequeños fragmentos de hojas de coca.

Según los investigadores, posiblemente esta joven haya sido una "aclla" o "virgen del Sol" educada en la "Casa de las Escogidas" o "aclla huasi", un lugar de privilegio para las mujeres en los tiempos incaicos.

"El Niño", de 7 años, estaba sentado sobre una túnica gris con las piernas flexionadas y su rostro -en dirección al este- apoyado sobre las rodillas.


Como todos los hombres de la elite incaica, llevaba cabello corto y un adorno de plumas blancas.

Está vestido con una prenda de color rojo; tiene en sus pies mocasines de cuero con apliques de lana marrón, con tobilleras de piel de animal, y en su muñeca derecha lleva puesto un brazalete de plata.
Fuente: EFE
Como Ocurrio

El viernes 26 de febrero de 1999 partió de la ciudad de Salta un equipo de investigación dirigido por el Dr. Johan Reinhard e integrado por catorce personas, dos norteamericanos, seis argentinos y seis peruanos. El Ejército Argentino puso a disposición dos camiones unimog para el traslado hasta el volcán Llullaillaco, a lo que se sumó una camioneta doble tracción que permaneció en la base del volcán durante toda la campaña.

Luego de hacer escala en las localidades de San Antonio de los Cobres, Salar de Pocitos, Tolar Grande y Estación Socompa muy cercana al volcán. Al medio día del miércoles 3 de marzo se arribó al lugar donde se instaló el campamento base, a una altura de 4.900 metros.

El viaje no estuvo exento de contratiempos, los camiones recalentaban el motor y la escasez de agua de la zona transformaron esto en un verdadero problema. Antes de llegar a la ciudad de Tolar Grande, un recipiente de gasoil se derramó sobre una caja de alimentos ocasionando una pérdida grave que fue difícil paliar.

El alimento y el agua estaban calculados exactamente por día y por persona, debiendo ser muy estrictos con las raciones. En el campamento base habían dos tanques de 200 litros de agua, los cuales debían durar por lo menos una semana hasta la instalación de los campamentos superiores donde se encontraría nieve para derretir. Cada persona podía consumir un máximo de 4 litros por día, tanto para beber, limpiar las vajillas, como para el aseo mínimo personal.

Durante la primer semana se realizaron traslados de alimentos y herramientas a los campamentos intermedio intalado a 5.800 mts. y de altura a 6.600 mts. hasta dejarlos completamente equipados. También al mismo tiempo se realizaron trabajos de relevamiento y registro de los numerosos sitios arqueológicos ubicados entre la base y la cima.

El campamento estaba formado por varias carpas pequeñas para dos o tres personas y una carpa grande donde entraba todo el equipo, además de ser un espacio para comer, el grupo se reunía y planificaba las actividades de la campaña. Había turnos rotativos para encargarse de la comida del día, limpieza de las vajillas y derretimiento de nieve para el abastecimiento de agua..

Se trasportaron dos garrafas de gas de 10 Kg para hacer funcionar un anafe de dos hornallas.
En cada campamento se construyó un pequeño pircado o empalizada para que funcione como baño. El campamento superior (6.600 m) se instaló en un lugar protegido de las frecuentes tormentas eléctricas estivales.

La comunicación entre los campamentos o grupos de trabajo se realizaba a través de radios de largo alcance, se disponía además de un teléfono satelital para cualquier emergencia y para comunicarse con los familiares de los expedicionarios. Para recargar las pilas de los equipos se trasportaron dos baterías de automóvil que a su vez eran alimentadas con un panel de energía solar despleglable.

El miércoles 10 de marzo ya estaban todos los integrantes del equipo de investigación en el último campamento a 6.600 m. Las tareas realizadas los dos primeros días en la cima consistieron en el relevamiento de todas las estructuras arqueológicas y una excavación en un pircado circular. Los días 12 y 13 de marzo se desató una tormenta que cubrió el campamento con medio metro de nieve, debiendo los expedicionarios suspender todas las actividades y permanecer en las carpas, en estos días se registraron temperaturas extremas de 37° C bajo cero.

“Las condiciones sólo aumentaron mi respeto por la hazaña de los incas, no sólo haber excavado las tumbas, sino también construido estructuras a más de seis kilómetros de altura utilizando piedras encontradas en la cima de la montaña”
J. Reinhard

El domingo 14 de marzo cuatro integrantes del equipo descendieron para regresar a Salta mientras el resto del grupo reinicia las actividades de registro y excavación en la plataforma ceremonial. Al día siguiente aparecieron tres figurillas de llamas, dos de concha marina y una de plata, constituyéndose en el primer hallazgo realizado en el lugar de ofrendas de la cima. Medio metro más abajo se encontraba el cuerpo de El Niño.

El miércoles 17 de marzo el peruano Arcadio Mamaní descubrió en el sector Sur de la plataforma el enterratorio del niño y su ajuar. Ese mismo día, pocos metros más al norte, el salteño Antonio Mercado y el peruano Ruddy Perea localizaron el cuerpo de una jovencita hoy conocida como La Doncella. El enterratorio de la Niña del Rayo fue descubierto dos días después por el peruano Orlando Jaen.

“Esto es increíble, gritó, y todos nos reunimos para ver que había encontrado una hilera de tocados de plumas multicolores, cuatro estatuas femeninas enterradas. Al seguir excavando hallamos un bulto revelador. Consternados, vimos que la envoltura exterior estaba calcinada: la descarga de un rayo había penetrado más de un metro en la tierra y alcanzado a la momia.”
J. Reinhard

El sábado 20 de marzo concluyeron las excavaciones en la cima y los investigadores procedieron a rellenar los pozos y dejar el lugar como estaba antes de las excavaciones
A través del teléfono satelital el Dr. Reinhard se comunicaba con el Director de Patrimonio Cultural de Salta, arquitecto Mario Lazarovich, coordinando las acciones para el traslado adecuado de los cuerpos y ajuar a la ciudad de Salta.

El viernes 26 de marzo, luego de permanecer en la base del volcán durante un par de días realizando el acondicionamiento y catalogación de los materiales, el grupo inició el regreso a la ciudad de Salta a la que llegaron al día siguiente en horas de la noche.


Si no se visualiza el post o el vídeo aquí publicado, indicad-lo con un comentario y lo arreglare lo antes posible.


Añado un video con tomas del descubrimiento.

----------------------------------------------

¿Las momias del Llullaillaco son únicas en la provincia de Salta?

Sobre este tema es necesario aclarar que Salta es la provincia argentina que posee la mayor cantidad de momias (mejor dicho cuerpos congelados) rescatadas de las altas cumbres, sumando un total de seis cuerpos sobre ocho existentes en el país.

El primer hallazgo de momias de altura se produjo en 1905, sobre la cima del nevado de Chañi a 5.900 metros de altura (límite entre Salta y Jujuy). Ocurrió durante una expedición dirigida por el Teniente Coronel E. Pérez, que rescataran de la cumbre el cuerpo momificado de una criatura de unos cinco años de edad, envuelta en varias mantas de vivos colores y algunos objetos de madera y cerámica que formaban parte del ajuar funerario. Esta momia fue donada en ese momento al Museo Etnográfico de Buenos Aires, en cuyo depósito permanece hasta la actualidad.

Entre 1920 y 1922, de las altas serranías cafayateñas, al sur de la provincia de Salta, se extrajo de una de las cumbres del cerro Chuscha (5.100 metros), el cuerpo momificado de una niña con un rico ajuar funerario. Esta momia -llamada entonces la Momia de los Quilmes- por el profesor Amadeo Sirolli, tras haber estado varias décadas "desaparecida", reapareció en un museo privado de la localidad de Martínez en la provincia de Buenos Aires, donde es exhibida en la actualidad.

En 1974 a escasos metros de la cima del volcán Quehuar, sobre los 6.100 metros de altura y en el interior de una gran estructura, el Director del Centro de Investigaciones Arqueológicas de Alta Montaña de San Juan (CIADAM), Antonio Beorchia Nigris descubre el cuerpo momificado de un niño, el cual intenta recuperar del duro y congelado suelo sin tener éxito. Años después saqueadores y buscadores de tesoros dinamitaron el sitio y destruyeron gran parte del cuerpo momificado. En 1999, la expedición dirigida por el doctor Johan Reinhard de EEUU, el arqueólogo peruano José Antonio Chávez, y la arqueóloga argentina María Constanza Ceruti, quienes junto a un equipo de estudiantes de arqueología peruanos y argentinos rescataron parte del cuerpo que había sido profanado violentamente. El mismo está siendo conservado en un freezer para futuras investigaciones.

Finalmente en 1999 el equipo del Dr. Johan Reinhard, co-dirigido por la Lic. María C. Ceruti, ubicó y rescató de la cima del volcán Llullaillaco, a 6.730 metros de altura, tres cuerpos de niños congelados con un hermoso y rico ajuar funerario que no había sido profanado. El excelente estado de conservación de los mismos indica que estas son las más importantes en este sentido, los estudios que se realizarán arrojarán mucha y valiosa información sobre nuestros antepasados americanos.

¿Por qué y cómo fueron sacrificados los niños?

"...decía la muchacha acaben ya conmigo que para fiiestas (sic) bastan las que en el Cuzco me hicieron; lleváronla a un alto cerro, remate de las tierras del Inga, y hecho el depósito la bajaron a él y emparedaron viva". (Hernández Príncipe, 1601).

La precedente cita de Hernández Príncipe, un sacerdote extirpador de idolatrías de la época de la colonia, es bastante ilustrativa y está referida a la historia de Tanta Carhua, una joven aclla (elegida, virgen del Sol, mujeres especialmente preparadas para casarse con el Inca o cumplir otros roles sociales jerárquicos del sistema político imperial, incluido el de ser ofrendadas en honor al Sol-Inca) que fue sacrificada (enterrada viva) en lo alto de una montaña con motivo de la fiesta de la Capacoha o fiesta de los sacrificados, la cual se celebraba en el Cuzco durante la conmemoración estatal incaica en honor al sol, o sea el Inti Raymi.

No sabemos si los niños del Llullaillaco fueron sacrificados en este contexto, pero los relatos nos acercan bastante a una posible analogía o interpretación. Se sabe a través de la Historia Comparada de las Religiones, que las personas sacrificadas eran seres "elegidos" como ofrendas para el mundo de los dioses, o bien como mensajeros para el "Más Allá", de allí que estén munidos de alimentos calzados y prendas para el "viaje celestial" (Schobinger, 1998).

Veamos entonces cómo era la ceremonia de la capacocha o capac-hucha. Las acclla-capacochas viajaban centenares de kilómetros con destino al Cuzco y representaban a cada una de los cuatro suyus o "provincias" que conformaban el Tahuantinsuyu. Transitaban por los sólidos caminos construidos por el vasto imperio, acompañadas de las huacas (ídolos o dioses adorados) más importantes de su tierra natal, integraban además la cohorte los curacas y representantes más notables (políticos y religiosos) de las provincias conquistadas. Una vez en el Cuzco, las acllas adoraban al Sol, al Rayo y las momias de la dinastía real que eran los principales dioses. Algunas acllas eran sacrificadas allí en honor al Sol, el resto, una vez concluidos los rituales políticos-religiosos, emprendían la retirada rumbo a su lugar de origen, donde finalmente, y en el marco de una gran celebración regional, sus vidas eran cedidas al astro rey.

Tanta Carhua, vestida como una reina ascendió junto a su séquito hasta lo alto de la montaña, allí la esperaba su última morada. Fue adormecida con una bebida especial para la ocasión -tal vez con alcohol de chicha con otra sustancia- y depositada en su gélido mausoleo de roca junto a un suntuoso ajuar. Una vez sellado el sepulcro y realizados todos los rituales a la usanza cuzqueña, los participantes de esta trascendental ceremonia descendían hasta sus respectivos lugares de origen. Caque Poma, el padre de Tanta Carhua, por haber concedido su única y pequeña hija al Sol fue agraciado por el Inga, y por ello ascendido a una mayor jerarquía, papel que era extensivo para su gente y descendientes futuros. Por su parte, Tanta Carhua, en su elevado y gélido santuario se deificó, transformándose en una huaca digna de veneración y sublime respeto, que protegía y custodiaba a toda la provincia y su vulgo.

Desde ese momento la montaña ya no fue la misma de antes, se sacralizó, quedó impregnada de un gran significado religioso, social y político, sus fuerzas se magnificaron y los beneficios redundaron en toda la población que la tenía como huaca.

¿Por qué en la cumbre de una montaña?

Las montañas fueron y son veneradas por muchas culturas en el mundo entero. Breve y vulgarmente podemos decir que se está más cerca del cielo, donde por lo general es la morada de los dioses. Pero profundicemos un poco sobre este tema, nuevamente teniendo en cuenta la Historia Comparada de las Religiones. Los hombres, independientemente del lugar geográfico, organizan su espacio, lo consagran, lo cargan de significado. Elementos naturales, acorde a las necesidades del momento, cobran mayor o menor relevancia, se crea una distinción entre lugares comunes, "profanos", diarios; y lugares "sagrados", únicos, mágicos, de uso ocasional-especial. Entonces apreciamos que un objeto sufre una transformación sin dejar de ser él mismo ya que continúa interactuando en la naturaleza (Elíade, 1994).

Una montaña -como el ejemplo de Tanta Carhua o el mismo Llullaillaco- se sacraliza y sigue siendo una montaña, nada aparentemente la diferencia de las demás. Pero, para quienes la sacralizaron, su realidad de montaña se transmuta en realidad sobrenatural, dejando de ser lo que era y cobrando un simbolismo particular. Ya no está en el caos del universo, está marcando un punto fijo, un lugar en el espacio. Esta creación social del espacio es una constante en las diferentes culturas, quienes crean y recrean el "Centro del Mundo", traspolando y reproduciendo este modelo o imagen de mundo ideal en diferentes escalas y lugares.

En esta organización o recreación del centro del mundo existen elementos que vinculan lo celestial con lo terrenal, "lo sagrado con lo profano" (Elíade, op. cit.). Uno de estos elementos es justamente la montaña, tratándose de un fenómeno mas generalizado de lo que se suele pensar, ya que casi todas las regiones montañosas del mundo, poseen picos sagrados que son venerados a través del tiempo.

La idea generalizada parece ser que, señalan el punto mas alto del mundo (el mundo de cada cultura, el centro del mundo); en ese punto elevado se está mas cerca de los elementos adorados (sol, luna, rayos, arco iris, nubes, etc..); desde allí se tiene otra visión y perspectiva, impensada para la gente del llano. Ascender, significa trasladarse a otro nivel, estar en otro plano (no solo geográfico, sino también simbólico), penetrar en una especie de "región pura" o "sagrada" que trasciende al mundo profano. Estos lugares se transforman en "santuarios" o "puertas de los cielos", lugares de tránsito entre el cielo y la tierra, donde el espacio y el tiempo se sacralizan.

En su calidad de posibles mensajeros de los dioses, estos niños sacrificados en una de las cumbres más elevadas de los Andes, se encuentran en el punto ideal de partida para el encuentro con los dioses.

El culto a las montañas fue denominado "El fundamento principal de la cultura andina", al proporcionar una unidad cultural subyacente a los pueblos andinos (Bastien 1978). Su antigüedad es obvia, ya que los rasgos básicos del culto a las montañas se han encontrado a través de todos los Andes, fue señalado en las fuentes históricas más tempranas y en las leyendas, está basado en sólidas observaciones ecológicas y se ha mantenido hasta el día de hoy con muy pocos cambios a pesar del proselitismo Cristiano.

Los descubrimientos relacionados con el culto a las montañas han probado ser aplicables también a antiguos centros ceremoniales ubicados en el llano" (Reinhard 1983).

¿De dónde vinieron los niños?

Todos los objetos que formaban parte del ajuar funerario pertenecen a la nobleza Inca, esto hace pensar que la procedencia de los niños haya sido la capital del Imperio incaico en el Perú. Cabe la posibilidad que se hayan trasladado desde su lugar de origen hacia el Cuzco para la celebración de la Capacocha y regresado para ser sacrificados en la cima del volcán, no obstante, aparentemente no existen prendas ni objetos de culturas locales que apoyen esta suposición. Por ejemplo, en la publicación de la National Geographic se puede apreciar un textil de brillantes colores, combinando el rojo, azul, verde y amarillo, en diferentes formas y figuras geométricas típicamente incaicas y que el autor del artículo se refiriera a tales motivos como la "clave Inca", donde hay información registrada. Este unku (especie de camisa sin mangas) que se encontraba sobre el hombro de la niña mayor parece provenir, o por lo menos tener relación con los grupos de la costa peruana, ya que un textil idéntico (unku) fue hallado en la costa central del Perú y fechado entre 1500-1534 d.c., el que seguramente perteneció a algún alto dignatario del Inca. Posiblemente ese sea el lugar de origen de uno de los niños.

Todavía no se realizaron estudios ni análisis comparativos de los textiles, estatuillas, keros (vasos de madera grabada), plumas, platos pato y otros elementos del ajuar funerario, con relación a otros ajuares de montaña o piezas que se encuentran en museos.

Los estudios de ADN que se realizaron indican que entre los niños no hay relación de parentesco, representando esto un dato importante y punto de partida para el planteamiento de hipótesis de trabajo.

¿Qué es una momia?

Este último tiempo se habló suficiente de las momias, pero ¿qué es una momia?, el conocido Dr. Juan Schobinger quien más trabajó sobre este tema en el país nos dice: "Según la escueta definición del diccionario, se trata de "un cadáver que se deseca sin entrar en putrefacción". En un diccionario inglés se precisa un poco más (refiriéndose a la palabra "mummy"), al decir que se trata de "un cuerpo animal o humano desecado por exposición al sol o al aire; también aplicado a un cadáver congelado, conservado en hielo prehistórico". El proceso de momificación puede darse, pues, tanto en forma natural como artificial; el segundo caso corresponde a pueblos prehistóricos como los recolectores y pescadores de la costa norte de Chile, entre unos 5.000 y 2.000 a. C., así como históricos, siendo el caso más conocido de éstos el de los antiguos egipcios. Esto respondía a creencias religiosas.

Se sabe que los Incas practicaban la momificación de sus soberanos. Sentado en cuclillas sobre palanquines, eran llevados en procesión una vez al año por la ciudad de Cuzco. En el caso de las momias de altura -como la del Aconcagua- (y las del Llullaillaco), los factores que llevaron a su conservación han sido el frío y la sequedad del aire. Si bien se trata de momias naturales, no hay dudas de quienes practicaban estas ceremonias conocían perfectamente este proceso, y su ubicación en alturas de más de 5.000 metros respondía al deseo de conservación de este cuerpo, convertido -por la acción ritual del sacrificio humano- en huaca, es decir, en objeto y lugar sagrados." (Schobinger. 1995).

¿Cómo es el proceso de momificación?

Para que un cuerpo se momifique en forma natural es necesario que se evapore (rápidamente) el agua contenida en sus tejidos, hecho que permite que los órganos conserven su forma original. Al estar privados de agua, los gérmenes responsables de los procesos de putrefacción se ven prácticamente imposibilitados de actuar, razón por la cual estos cuerpos momificados se mantienen casi idénticos durante mucho tiempo, siempre y cuando se conserven las condiciones citadas. El mayor o menor grado de conservación de los cuerpos responde a una serie de características intrínsecas y extrínsecas, por lo que no existe una regla única o un patrón que se cumpla exactamente en todos los casos. Para graficar lo antedicho, cada montaña o lugar donde se produjo el proceso de momificación natural tiene características únicas e irrepetibles, dependiendo de la humedad, temperatura, cantidad y tipo de precipitaciones, vientos, altura sobre el nivel del mar, salinidad, condiciones químicas del terreno, y muchas otras más, sin tener en cuenta las intrínsecas que son más complejas aún.


Los doctores Leopoldo López Gómez y Juan Gisbert Calabuig, en su "Tratado de Medicina Legal" (1967) abordan con sumo detalle los aspectos técnicos del proceso de momificación natural en los cuerpos humanos, datos precisos que arrojan luz y clarifican el panorama a los neófitos que poco conocemos del tema. Los profesionales dicen al respecto: "La momificación natural comienza en las partes expuestas del cuerpo, tales como la cara, manos y pies, extendiéndose luego, sucesivamente al resto del cadáver, incluso los órganos internos. Conforme van afectándose las partes, se observa cómo se encogen y asumen una coloración parda, que muestra todas las transiciones desde el pardo claro hasta el negro, lo que depende de que los tejidos estén anémicos o congestionados. Por la contracción de la piel, algunas de las células adiposas del tejido subcutáneo estallan y la grasa líquida es forzada en el tejido dérmico, que se hace más o menos traslúcido. El globo ocular pierde su turgencia y, por tanto, su forma redondeada, haciéndose fláccido. Los órganos internos se hacen duros, se encogen de tamaño y toman igualmente una coloración pardo-oscura a negra". (...) "El cuerpo entero disminuye de volumen, pierde peso y se hace tieso y quebradizo; si el cadáver momificado no está protegido puede quedar preservado durante muchos años. La totalidad del proceso de momificación tiene lugar en un período de uno a doce meses, lo que depende de las condiciones ambientales y del volumen corporal; el período más corto descripto hasta el momento para un adulto ha sido de diecisiete días.".


En América precolombina -en lo que a procesos de momificación se refiere- existió una difundida tradición, con raíces temporales muy profundas. Pensemos solamente en las momias Chinchorro del árido norte chileno, las cuales son por lejos (2.000 años aprox.) más antiguas que las egipcias y con técnicas de momificación artificial nada envidiables. Se sabe que los Incas le rendían culto a sus difuntos, quienes eran momificados artificialmente y cuidados como si estuviesen vivos en las Panacas. Obviamente que conocían a la perfección las diferentes técnicas aplicables para la conservación de los cuerpos. Pensar que el buen estado de conservación de las momias halladas en las altas cumbres andinas es fruto de la casualidad, es ignorar toda una tradición muy antigua y difundida de los pueblos andinos.

Hallazgos de momias en los Andes. Pasado, presente y futuro

Los descubrimientos de cuerpos congelados y santuarios de altura en las altas cumbres andinas se vienen produciendo desde hace un siglo, pero recién en los últimos cinco años, éstos, dejaron de ser "hallazgos" casuales de arrieros o montañistas, para convertirse en hallazgos causales producidos por profesionales arqueólogos a través de excavaciones sistemáticas y fuertes financiaciones.

El siguiente listado reproduce la cronología de los descubrimientos de cuerpos congelados en la cordillera de los Andes:

AÑO MONTAÑA UBICACIÓN OBSERVACIONES

1896 y 1898 Chachani Sur de Perú Saqueado y perdido

1905 Chañi Salta-Jujuy/Argentina

1922 Chuscha Salta/Argentina

1954 El Plomo Chile Central

1963/1965 Pichu Pichu Sur de Perú

1964 El Toro San Juan/Argentina Dr. Juan Schobinger

1965 Coropuna (sur de Perú) Dinamitado

1974 Quehuar (Salta/Argentina) Dinamitado/Extraído en 1999

1977 Esmeralda (Norte de Chile) 2 cuerpos

1985 Aconcagua (Mendoza) Dr. Juan Schobinger

1995 Ampato (sur de Perú) 4 cuerpos Reinhard-Chavez

1996 Sara Sara (suroeste de Perú) (Reinhard-Chavez)

1998 Misti (sur de Perú) 6 cuerpos Reinhard-Chavez

1999 Llullaillaco (Salta/Argentina) 3 cuerpos Reinhard-Ceruti



Dama de Ampato






Los datos precedentes nos indican que durante un siglo se produjeron hallazgos de cuerpos congelados en 14 montañas, 6 argentinas, 2 chilenas y 6 montañas peruanas, de las que se extrajeron un total de 25 cuerpos. De los catorce hallazgos solo seis fueron excavaciones dirigidas por profesionales. De los 25 cuerpos, 15 se extrajeron en los últimos 5 años.

Desde 1896 hasta 1985, se extrajeron 9 cuerpos en toda la cordillera, entre 1995 y 1999, la cantidad de cuerpos extraídos ascendió a 15. En Perú, en el lapso de 4 años se extrajeron 11 cuerpos. Todas estas expediciones fueron financiadas por la National Geographic, una revista de divulgación con una tirada de millones de ejemplares, distribuidos por todo el mundo en varios idiomas, sin contar las páginas web de Internet, al cual tienen acceso mayor cantidad de personas.

Indudablemente el casual encuentro del cuerpo de "Juanita" en el nevado de Ampato y las posteriores excavaciones en esa montaña del sur de Perú, marcan un hito trascendental en la historia de la arqueología de alta montaña. Tan trascendental e importante como peligroso, en lo que a protección del patrimonio se refiere. La desmedida difusión periodística que tiene este tipo expediciones y hallazgos, pone en peligro el legado patrimonial que durante siglos permaneció en las altas cumbres andinas.

Nadie duda de la importancia científica del hallazgo, ni de la cantidad de información que aportan y aportarán las excavaciones sistemáticas en los santuarios de altura, tampoco sobre la labor de los profesionales responsables de tales trabajos; pero para aquellos que se preocupan y trabajan por la conservación y preservación del patrimonio arqueológico (me incluyo), el panorama resulta ser no muy prometedor. Hasta 1985, como se dijo anteriormente, los hallazgos fueron fortuitos y las intervenciones de los arqueólogos (1964 y 1985: Dr. Schobinger) se realizaron siguiendo las técnicas de la llamada Arqueología de Rescate, donde de manera expeditiva se extraen los objetos arqueológicos de su contexto, registrando con el mayor grado de detalle posible la información de la excavación.

Luego del descubrimiento de "Juanita", se habla de una "Arqueología de Rescate Preventivo" (Ceruti, 1999), donde se intenta rescatar los objetos arqueológicos en su contexto original, antes que saqueadores los destruyan. La actividad de los saqueadores o huaqueros no tiene descanso ni mayores impedimentos, pero en el caso concreto de la provincia de Salta en el noroeste argentino, la profanación de santuarios de altura (de acuerdo a investigaciones personales) está circunscripta en el tiempo y el espacio, habiéndose detenido hace aproximadamente una década. Al decir que se "detuvo" se está haciendo referencia a sitios que fueron dinamitados o excavados (entre las décadas de 1970 y 1980) como el caso del Volcán Quehuar, el nevado de Acay, el cerro Saladillo, el cerro Macón, el volcán Socompa y el nevado de Castillo, entre los más alterados y conocidos.

Si realizar una excavación de "Rescate Preventivo" ocasiona tal revuelo en la sociedad, y el patrimonio se transforma en un botín de intereses políticos y económicos de diferentes sectores y despierta la codicia popular que hipoteca el legado nuestros antepasados, uno debe preguntarse ¿no es peor el remedio que la enfermedad?.

Gran parte de la fuente, pertenece al Museo de Antropologia de Salta.

Nuevas revelaciones sobre Llullaillaco



Actualizacion realizada el 09/09/2009
SALTA.- Cinco siglos atrás, en los dominios del inca, eran los niños quienes intercedían ante los dioses para ahuyentar las sequías o garantizar el éxito de las cosechas. Pero para ello, los elegidos eran sacrificados en un ritual denominado Capacocha. Diez años atrás, arqueólogos de montaña hallaron evidencias de ese ritual en la cima del volcán Llullaillaco, en Salta, donde fueron desenterradas los cuerpos momificados de tres niños.
Hasta ahora, se creía que "la Doncella", "el Niño" y "la Niña del Rayo", como han sido apodados por los cientificos, habían muerto por hipotermia: en la cima del volcán, a 6700 metros de altura, la temperatura es de 20° bajo cero. Pero nuevos estudios reunidos en un documental de National Geographic Channel sugieren que "el Niño" habría muerto en forma violenta.
Esa hipótesis surge del análisis de una mancha presente en la tela que se halla junto a la boca del cuerpo del pequeño. "El paño está empapado en sangre mezclada con saliva, lo que indica que la sangre provino del interior del cuerpo", dijo la antropóloga forense Angélique Corthals, que condujo los estudios. Para Corthals se trata de un signo que indica la presencia de "una lesión interna".
Pero no todos están de acuerdo. Expertos locales disienten del planteo de Corthals. "Es interesante como hipótesis de trabajo, pero no hay pruebas contundentes para aseverarlo", dijo a LA NACION el licenciado Christian Vitry, arqueólogo del Museo Arqueológico de Alta Montaña (MAAM), de Salta, donde se exhiben las momias, las mejor conservadas del mundo.
"En las tomografías no aparecen signos de violencia: ni de quebraduras ni de apuñalamiento -dijo el ingeniero Mario Bernaski, también del MAAM-. La presencia de sangre puede haberse debido a que el niño haya sufrido un edema pulmonar."
"Teniendo en cuenta que se trata de un niño de 7 años que subió a 6700 metros de altura, es probable que sus pulmones no hayan aguantado la diferencia de presión y la temperatura", agregó Miguel Xamena, director del MAAM, para quien "el Niño" habría sido enterrado ya agonizando.
Las niñas, por su parte, fueron depositadas en los pozos funerarios bajo los efectos del alcohol: el análisis del cabello de las momias confirmó la presencia de niveles elevados de coca y de chicha en sus cuerpos, en especial en "la Doncella". "Cuando uno la ve, parece como si se hubiera quedado literalmente dormida y nunca despertó", dijo Corthals.
De Cuzco al Llullaillico
Los estudios que serán dados a conocer en el documental "Niños momia: sacrificados en Salta", que emitirá este domingo, a las 21, National Geographic Channel , revelan nuevos hallazgos sobre el viaje de casi 1600 kilómetros que llevó a los niños desde Cuzco, en el corazón del Imperio Inca, a la cima del Llullaillaco.
El análisis de una lesión presente en la pierna de "la Doncella" sugiere que habría padecido leishmaniasis. "Es una enfermedad que no era endémica en la Puna, lo que sugiere que la niña pertenecía a una comunidad inca del Amazonas o que en su camino al Llullaillaco había pasado cerca de esa región en busca de elementos para confeccionar algunas de las figurillas del ajuar funerario", dijo Bernaski.
Por otro lado, estudios de la dentadura de las momias sugieren que los niños sabían que los esperaba en el final de su travesía. "Observamos la presencia de bruxismo por estrés -dijo el odontólogo Facundo Arias-. Tienen un desgaste como el de una persona mayor: estoy seguro de que sabían que iba a ser sacrificados; tenían un estrés muy fuerte que les hacía apretar los dientes."



Fuente: Tomamateyavivate.com


 Video completo de National Geographic sobre los Niños Momia de LLullaillaco

Actualizacion realizada el 25/09/2009

Ya tenemos el Vídeo de los Niños Momia :) Están ordenados a modo play list y clickando en las flechas laterales, podéis pasar de una parte a otra.
Espero que os guste y si sabeis de un enlace de mas calidad, agradeceria que me lo comunicaseis para asi enrriquecer el post de Los niños de Llullaillaco.


24 comentarios:

Anónimo dijo...

que tecnicas de recoleccion de datos utrilzaron y que tecnicas?

Anónimo dijo...

Que bueno que seria conocer la hubicación de la tumba de los abuelos de los arqueólogos que participaron en esto.....Asi podriamos desenterrarlos tambien para investigar cosas y quizá hasta podriamos ponerlos en algun museo no creen?

sERIA MATERIA DE STUDIO PARA SABER QUE CLASE DE BICHO ENGENDRÓ A ESTOS H DE P.QUE NO RESPETAN NADA.

Anónimo dijo...

como se puede permitir atentar contra el patrimonio cultural de un pueblo y no respetar a los muertos y sus rituales,solo en este pais!!!!que dios los perdone

Anónimo dijo...

y los otros cuerpos donde estan???en estados unidos?o donde?$$$$ lejos de defender nuestra cultura por favor que alguien haga algo!!

romina dijo...

la verdada me par3ece muy impresionante esto



esta muy bueno

fuimos al museo

la doncella esta ioncreible pareciera que estaria dormida

la verdad que los felicito me hubiese gustado estar ahy

Anónimo dijo...

Estuve en el Museo MAAM, me pareció importantísimo el trabajo realizado por el grupo de profesionales, y el que se sigue haciendo. Despertó en mí y en el grupo humano que visitamos el Museo un verdadero interés en el tema.A todos aquellos que critican esta muestra, me parece que son personas sin sentido y con cero concepto de arte y grado cultural bajísimo. Felicito al Museo MAAM, por estar a la altura de los mejores museos de Europa. Gracias por brindarnos esta posibilidad.

Anónimo dijo...

Quienes critican esta exposision me parecen unos monos macacos, pobres infelices, cero neuronas. Esto es una muestra al mundo. O que preferian que sean ultrajados y mostrados en Egipto. Lean un poco, y a ver si los pobre aborígenes podrían mantener esto. Si que tengan libre acceso, pero por favor UN CACHO DE CULTURA para estos criticones.

Anónimo dijo...

Bueno la verdad que el ariculo me parecio muy bueno pero a pesar de eso tengo que decir algo para quien dijo un cacho de cultura,no tenes idea de lo que es cultura si bien a muchos nos gusta saber como eran los pueblos la gente l cultura en otro tiempo atras , te explico q la palabra cultura describe a las creencias las formas de vida las costumbres, y vos tendrias que respertar eso y entender que para algunas personas profanar las tumbas de sus antecesores no esta bien, porlo tanto respetemos todas las culturas como la tuya que hasta ahora no sabia que significaba esa palabra un abrazo a todos y respetemos todos las costumbres de todos sin menospreciar a nadie

Anónimo dijo...

A ud(s) les gustaria que de aqui a mil años se expongan sus cuerpos muertos en una vitrina de un museo y que encima hagan horribles suposiciones de su vida intima espiritual.encime lucren con esto como prostitutos del pasado. Que los Dioses de los Incas hagan su justicia divina de quienes profanan la religion ajena,sus costumbres, su cultura....NPA

Anónimo dijo...

la verdad que desde que tuve conocimeinto sobre el tema me quede impactada,asombrada por todas las cosas que "nuestro planeta"dia a dia nos va dando a saber por mas que la mano de hombre deba participar;...No comparto la idea de desvalorizar el trabajo de los cientificos sobre el tremendo descubrimientooo creeo que podiamos apreder mucho de estas tribus y valorizar otras cosas o quizas esas cosas simples que cotidianamente nos rodea y las cuales destuimos...M hubiera encantado estar ahi.GRACIAS CIENCIA POR COMPRTIR ESTA INFORMACION DEBERIAN MOSTRAR MAS NOVEDADES...!!!!!!!!

caro.v dijo...

la verdad que desde que tuve conocimeinto sobre el tema me quede impactada,asombrada por todas las cosas que "nuestro planeta"dia a dia nos va dando a saber por mas que la mano de hombre deba participar;...No comparto la idea de desvalorizar el trabajo de los cientificos sobre el tremendo descubrimientooo creeo que podiamos apreder mucho de estas tribus y valorizar otras cosas o quizas esas cosas simples que cotidianamente nos rodea y las cuales destuimos...M hubiera encantado estar ahi.GRACIAS CIENCIA POR COMPRTIR ESTA INFORMACION DEBERIAN MOSTRAR MAS NOVEDADES...!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Yo creo q esto es muy,muy interesante, y se imaginan q pasaria si estos niños se despiertan de su muerte por la noche.
Les digo si ustedes creen q exponer un cuerpo inca para saber de su cultura este mal, bueno es su problema.
Saben yo estube en MAAM y me encanto ver a los niños la niña del rayo por ej. se ve como si estuviera hecha de yeso.

Anónimo dijo...

yo creo q esto es tan guenial!!!!
y a todos aqellos q dicen "esta mal q agan eso" bueno entonces no tienen cerebro.

Anónimo dijo...

LAS NIÑAS SEGUN TENGO CONOCIMIENTO PERTENECEN AL CUZCO, ESPECIFICAMENTE AL PUEBLO DE CHINCHEROS, DONDE ACTUALMENTE LAS MUJERES SIGUEN LA TRADICIÒN DE PEINAR SUS CABELLOS EN TRENZAS MUY FINAS. SERIA BUENO QUE INVESTIGUEN

GYSELL, PERU

Anónimo dijo...

La historia de los niños es muy fea lo que le hacian , y es muy malo que las desentierren porque no pueden molestar a una persona muerta y menos a ellos que murieron por obligacion . A mi ni a ningunos de nosotros le gustarian que les hagan eso ,y menos que lo pongan en un museo .
Si me pongo en el lado de la ciencia esta bien que hallan encontrados a los niños y asi pudieron rescostruir la historia, como vivian ,como comian y sus costumbres . el video fue muy interesante y educativo .
NO vUELVAN A DESENTERRAR A UN SER HUMANO SOLO PARA SABER DE SU HISTORIA Y EN UNOS AÑOS OLVIDARNOS DE LO QUE SUCEDIO ...

luli.csafull dijo...

Impresionante...Pero pienso que no necesitamos profanar tumbas para saber de los antiguos pueblos,aún existen descendientes que pueden contarnos como eran.El valor cultural de esto? Y yo no se lo encuentro...Solo veo los méritos que se han llevado quienes desenterraron a estos niños ofrendados a un Dios...
Devuelvanlós a donde pertenecen y no profanen más sus cuerpos y sus almas con miradas de curiosos exponiendolos impúdicamente como lo hacen en nombre de la "cultura"...Respeten.
Aly - Argentina

Anónimo dijo...

Una de las imágenes no corresponde a los "Niños del Llullaillaco", sino al "Príncipe del Cerro el Plomo" que se encuentra en el Museo Nacional de Historia Natural, en Santiago de Chile.

El trabajo que se está realizando sobre estas momias congeladas es muy importante ya que nos está permiendo conocer cómo eran culturas hoy día, así como qué enfermedades sufrieron.

Creo que, cuando uno opina, especialmente cuando se hace de forma anónima, sobre la manipulación y/o exhibición de momias, debe, en primer lugar, saber qué se hace con esos cuerpos y, en segundo lugar, hablar con respeto y educación de los que trabajan en ellos.

Napal dijo...

En efecto, tienes razón y ya esta corregido. La imagen que estaba bajo al niño de 7 años, efectiva mente pertenece al Príncipe del Cerro el Plomo. Por un momento creí que era la cuarta momia, que dicen tener en los "sótanos" del museo por el deterioro a causa de un intento de robo.

Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

me quede pensando, que habaran sentido esas criaturas minutos antes de ser sacrificadas? desde ya por el desgaste de su dentadura se observo que presentian su destino. que sentira pensara un niño de 7 o 15 años antes de ser enterrado vivo? hace 500 años atras u hoy... sin duda sentiran distinto, ya que los objetivos de las culturas son distintas; ellos iban a estar sindo elegidos para "cuidar y proteger su sociedad" para ser elegidos para "acompañar a los dioses" por lo tanto "tenian?" que sentirse orgullosos?..de tal acontecimiento...que habara podido mas en la cabeza de un niño de esa edad, la razon y la logica, la cultura, sus antepasados, o su estres su angustia... (aunque hayan sido prparados ara la ofrenda mese años antes...)eran niños verdad?

Anónimo dijo...

Excelente el museo, el material exhibido, los relatos, el trabajo de los científicos...
Realmente me ha impactado, y destaco el respeto hacia los incas y sus rituales que emana de la muestra, he sentido respeto hacia ellos y su vínculo con la naturaleza y la vida

Anónimo dijo...

me parece un descubrimiento importante para la historia Y LA CIENCIA lo que me preocupa es el maltrato a los mas indefensos por creencias absurdas hoy en dia el ser humano sigue siendo cruel y cobarde al atentar contra la vida y dignidad de un ser inocente que no esta a la altura de poder defenderse de sus agresores el ejemplo esta con los pederastas desgraciadamente nuestros legisladores no les importa legislar una ley lo justamente poderosa para castigar a todo aquel que atenta contra un niño 7 o 14 años de carCel no son suficientes para estos criminales deberian darles la pena de muerte ojala nuestro gobierno abra los ojos y se ponga las pilas y no solo caliente lugares por ganar millones y ya defiendan a los niños como se merecen que los derechos de los niños sean mas fuertes y los castigos mas severos no por indefensos son menos valiosos levantemos la voz defendamos a nuestros niños

Anónimo dijo...

BIZZAAAAAAAAAAARROO :O

Anónimo dijo...

Buen Aporte para la humanidad, salvo que no tienen que llevarse los laureles la gente que no es de mi Salta, aparte tienen que comunicar cual fue el destino del cuarto chico que tambien tenia 16 años aproximadamente y que salio de nuestro pais, justo cuando aparecieron milagrosamente los principes del llullaillaco, seamos honestos y demos la oportunidad a nuestra gente en la investigacion

Anónimo dijo...

Visité el Museo de Alta Montaña hace una semana, me pareció impactante. Creo que desde el punto de vista científico es un gran avance, pero desde lo cultural, no me parece que los descendientes de los incas y los habitantes locales, que siguen compartiendo creencias como si casi el tiempo no hubiera pasado,esten de acuerdo con esto. En el propio video de testimonios que pasan en el museo se puede ver esto cuando una nativa del lugar dice: "la montania nos cuidaba, por algo estaban alli". Muchos de los presentes en la sala de videos criticaron esto como una profanación.